COMPARTE MESA, ALIMENTA VIDA

CONSTRUCCIÓN DEL CENTRO NUTRICIONAL INFANTIL COLABORAMAS EN TURKANA (KENIA)

  

CONTEXTO

Turkana es una de las zonas más pobres del planeta, según último informe de Desarrollo Humano de Naciones Unidas. Se trata de un terreno semidesértico (que no les permite cultivar) y la temperatura supera los 45 grados.

Los Turkanas, población a la que va dirigido el proyecto, son una minoría étnica en condiciones de subdesarrollo extremo que viven una economía de subsistencia. En el pasado era un pueblo nómada en búsqueda de agua para sus animales. Actualmente, y por la fuerte sequía que asola este Distrito, se han convertido en seminómadas formando pueblos como Kaikor. Habitualmente dicen que comen cada 3 días, que aguantan el día con un té fuerte, y que toman la sangre de cabra con leche.

Los Turkanas viven en la zona más desértica y difícil de Longolomar y sin posibilidades de emigración, por los importantes conflictos que existen entre las diferentes tribus que les rodean (Toposas y Meriles al norte, Pokots al sur y  los Karamoyones al este).

LAS MISIONERAS

Las hermanas Marianitas a través de la invitación del Obispo de la Diócesis de Lodwar llegaron a Kenia –, en 2009 para trabajar en la zona de Turkana en la parroquia de Kaikor, frontera con el sur de Sudán y Etiopía. Desde que llegaron se integraron con los Turkanas y les han ayudado a tener una vida más digna. Han conseguido construir pozos al ser el problema más acuciante el acceso al agua. De esta manera han conseguido tener agua en aquellos lugares donde hay escuelas, comunidades, centros nutricionales etc…

OBJETIVO DEL PROYECTO:

 Mejorar las condiciones de vida de la población infantil de la tribu Turkana, en la zona de Longolomar, a 9kms de Kaikor.

                                                                               

¿QUIERES CONOCER LA SITUACIÓN?

 

 

 

 

 

 

 

Desde que llegaron las hermanas Marianitas fueron construyendo centros nutricionales-guarderías de palos para acoger a cientos de niños de varias aldeas. Estos centros ofrecen a la infancia la oportunidad de hacer dos comidas al día, siendo un desayuno a base de leche y una comida a base de maíz y frijoles. En sus hogares no tienen esta posibilidad, por ello, acuden de lunes a sábado a los centros nutricionales.

 

¿QUÉ QUEREMOS HACER?:

Queremos construir un centro nutricional-guardería en Kaikor, para sustituir el que ya existe hecho de adobe. La nueva construcción con ladrillos albergará a 250 niños/as de las aldeas de Kaikor y evitará la suciedad producida por el contacto con el suelo, los bichos en las maderas y que en las épocas de lluvia se produzca barro.

Con esta construcción mejoraremos las condiciones de salud y nutrición de 250 menores de entre 2-7 años.

El centro a construir contarácon un vallado metálico de 500 metros para proteger los cultivos de los rumiantes, 2 salas para niños pequeños (2-4 años) y niños mayores (5-7 años), un segundo bloque con una habitación para el cuidador, una pequeña oficina, un almacén de alimentos, 2 letrinas y  aperos para la huerta (mangueras, carretillas, etc.).

Además, las misioneras visitarán el centro nutricional con su clínica móvil para efectuar la vacunación infantil, las revisiones pre y post-natales de las madres, y las campañas de medicina preventiva y otros tratamientos básicos.

Las familias contribuirán con leche y carne de sus animales, con su trabajo voluntario (cercar cada escuelita, almacenar los alimentos, cocinar diariamente, vigilar el terreno, encargarse de cultivos de hortalizas para mejorar las dietas de sus hijos), y con cualquier otra actividad que sea necesaria.

 

 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL CENTRO NUTRICIONAL?

 

DIFUNDE: #alimentavida